12 de noviembre de 2015

Master of None


Aziz Ansari es una persona culturalmente inquieta. Cuando este cómico de origen indio y graduado por la universidad de Nueva York no está creando su nueva serie o grabando nuevos especiales de comedia para Netflix, ocupa su tiempo libre en investigar [1] y escribir un libro (Modern Romance: An Investigation) sobre como afectan las nuevas tecnologías a las relaciones de pareja modernas. Y es importante recalcar esto a la hora de hablar de Master of None (Netflix, 2015, ...) porque puede que su imagen de cómico histriónico eche a mucha gente hacia atrás a la hora de acercarse a una comedia intimista, de carácter casi biográfico y con intención de construir una voz propia.

Junto a Alan Yang, guionista al que conoce desde los tiempo de Parks and Recreation, Ansari se embarca en la misión de diseccionar los avatares de la vida moderna de cualquier treintañero a la vez que repasa el impacto que tiene su etnicidad en las relaciones laborales, familiares y románticas. Gracias a ello ambos guionistas son capaces de construir cada episodio al rededor de una idea (los estereotipos de raza, la tradición frente a la modernidad, el trato desigual del hombre hacia la mujer...) e intentar ofrecer distintos puntos de vista no siempre compatibles entre sí. Pero lo que hace que este acercamiento a la comedia funcione es la sensibilidad y empatía que Ansari muestra en su interpretación y, sobre todo, en el tratamiento de esos temas que aborda con una mirada curiosa y alejada de la condescendencia o el cinismo.

6 de noviembre de 2015

BoJack Horseman And Use A Pretty Font




"The key to being happy isn't a search for meaning. It's to just keep yourself busy with unimportant nonsense, and eventually you'll be dead."
- Mr. Peanutbutter

Conectar con una serie es algo extraño. Ante todo, porque las conexiones son recíprocas por definición, y el mero concepto de conectar con material previamente creado que estamos procesando de forma pasiva confunde y aterra a tantísima gente que ya contamos con todo un subgrupo dedicado a gritarnos lo patéticos que somos si le cogemos cariño a un producto audiovisual por razones personales (se llama "Twitter"). Y sin embargo, en ocasiones es inevitable. En ocasiones una serie nos habla y comprende de forma más íntima y empática que muchos de nuestros mejores amigos. En ocasiones vemos reflejado nuestro estado emocional en una pieza de cultura pop y nos resulta imposible no encontrarla tan emotiva como demoledora. En ocasiones vivimos a través de lo ajeno.

Y si les parece que éste es un primer párrafo increíblemente surrealista para un artículo centrado en la serie de dibujicos del caballo parlante, obviamente aún no la han visto.