22 de marzo de 2013

Basura and TV Podcast 1x11: 30 Rock

Tras muchos problemas, técnicos y humanos, que esperemos que hayan merecido la pena, volvemos una semana más antes del parón de Semana Santa para traeros un especial 30 Rock, nuestro pequeño homenaje a la comedia de Tina Fey que hace unos meses terminó con su séptima temporada. No está Fer, que como no tiene ni idea de nada odia la serie, pero unos renovados, acústicamente hablando, Álex y Mauro se ponen el traje de gala para homenajear a tan magna comedia.

20 de marzo de 2013

Bates Motel y la empatía


A la hora de analizar la figura del protagonista o héroe de una serie de televisión es muy importante tener en cuenta el contexto histórico y como la televisión es un claro reflejo de los tiempos que recrea. Así pues no se entendería M.A.S.H., por ejemplo, sin las consecuencias de la guerra de Vietnam así como la afluencia de antihéroes llenos de grises está claramente relacionado al impacto generado a partir de los atentados del 11 de septiembre. Jack Bauer, Gregory House o Dexter Morgan nacen al amparo de un gran cambio social, de desasosiego y de perdida de la inocencia. Es el tiempo televisivo del fin justifica los medios, del hombre destrozado, del protagonista que intenta luchar contra sus fantasmas, en definitiva, de la imperfección y amoralidad como reflejo del hombre moderno. Pero cabe preguntarse hasta que punto se puede estirar este concepto en televisión, cuando el espectador, tan animoso de encontrar historias y personajes con los que empatizar, va a decir basta.

En Dexter nos encontramos con un autentico serial killer, un psicópata de libro moralmente despreciable, sí, al que se le aplica una fórmula edulcorada para ponerlo del lado de la audiencia. El dotarle de un código de conducta y enfrentarle a asesinos que son aún peor amenaza que él le separa de ser considerado el villano que en realidad es a representar más el papel de enfant terrible. En Luther, con la posibilidad que brinda la televisión británica de ser menos complaciente, tenemos el ejemplo de Alice Morgan, una sociópata narcisista y extremadamente inteligente que se vanagloria de sus actos homicidas como actos de prestigio y poder. De nuevo un ser a todos los niveles despreciable que, sin embargo, está dotado con un aura de misterio y falsa fragilidad que en seguida atrae la atención del espectador.

Estos son solo dos ejemplos, de muchos más, de como van evolucionando los límites ficticios con los que nos podemos encontrar en televisión. Como, poco a poco, hemos ido aceptando como normales, como partes del entretenimiento, situaciones y actos que por muy ficticios que sean son totalemente reprochables. Y toda esta parrafada no es más que una introducción para hablar sobre Bates Motel, la precuela-reimaginación (aún no está muy claro) [1] por parte de Carlton Cuse, Kerry Ehrin y Anthony Cipriano para el canal A&E de la figura de Norman Bates.

El problema con el que se encuentra toda precuela es que tiene que luchar contra el conocimiento previo. Todo espectador que se acerca a Bates Motel conoce la existencia de Psicosis y, desde luego, conoce el destino de Norman Bates. Así que el reto que tiene como serie es el de equilibrar un drama que, por una parte, es una interesante y perturbadora historia sobre la insana relación entre una madre y un hijo que se se mudan a una casa parada en el tiempo para poder regentar un motel en medio de una nada misteriosa  y, por la otra, tiene la necesidad de funcionar como un origen y desarrollo de un mito que tampoco necesitaba tal explicación [2], siendo en lo primero cuando Bates Motel, por ahora, da lo mejor de sí.

Pero siguiendo con la tesis inicial es interesante como la serie, ya en su primer episodio, da una muestra de las intenciones que tiene por seguir explorando hasta que punto se puede habituar el espectador a ver en un producto de ficción televisivo. Hay poco de edulcorable en las actitudes y en las acciones de Norma y Norman Bates, tanto en las que vemos como en las que intuimos. A eso hay que sumarle una recreación dentro de la serie por la explotación hacia la violencia sexualizada contra la mujer, todo un cliché dentro del género, que por su explicitud y repetición contrasta con el tono del resto del relato, más preocupado en la sutilidad.

Es interesante, pues, comprobar como va a evolucionar esta Bates Motel. También lo será ver que acercamiento se hace a la figura de Hannibal Lecter en la precuela que la NBC está también apunto de estrenar y que también representa un reto en el retrato de este tipo de personajes más negros que grises, teniendo en cuenta además que a diferencia de Bates Motel, Hannibal se emitirá en una network alejada de la complacencia del cable americano.

[1] Aunque la serie esté ambientada en la actualidad, tiene un regusto en la producción, ambientación y vestuario muy clásico.

[2] Algo que la secuelas de Psicosis, por cierto, ya se encargaron de hacer.

15 de marzo de 2013

Basura and TV Podcast 1x10: Esto debería ser un reality

Llegamos a las dos cifras! Décimo programa del podcast en el que comentamos en fenómeno KickStarter que Rob Thomas ha comenzado con el proyecto de la película de Veronica Mars y analizamos, es un decir, la segunda temporada de Black Mirror y el estreno de Vikings.

Minuto y Resultado:
Intro
Película Veronica Mars 4:00
Black Mirror 16:00
Vikings 45:00

La Gramola:
- Intro/Programa: Michael Haggins - Daybreak.


12 de marzo de 2013

SNL: No hay quinto malo

No hace falta ser un fan completista de Saturday Night Live para saber que, a día de hoy, no hay mejor host para el show que Justin Timberlake. El chico para todo [1] demuestra en cada aparición por qué representa la figura del presentador perfecto. Su dominio de todas las artes escénicas, sus tablas y su predisposición para hacer el ridículo convierten cada aparición suya en un must see. Evidentemente tanta loa representa un arma de doble filo ya que las altas expectativas suelen jugar siempre en contra. Y más cuando entras en el honorable club de los cinco. The Five Timers Club es como se conoce al grupo de gente que ha presentado o aparecido como invitado musical en SNL al menos cinco veces. Una ilustre lista de artistas fetiche del programa que debe su creación y nombre al sketch que abrió el programa en el que Tom Hanks fue el presentador por, venga esta es fácil, quinta vez.




Era diciembre de 1990 y un jovencísimo Conan O'Brien, que por aquel entonces era guionista del programa, le daba la bienvenida a Hanks al club de los cinco. Dentro le esperaban Steve Martin (15), Elliott Gould (6) y Paul Simon (12) [2], ilustres miembros del club, y no faltaron otras apariciones como la de Jon Lovitz o Ralph Nader.  Como se habrán dado cuenta, el monologo inicial de Timberlake el pasado sábado no es más que un homenaje a este mítico sketch, que no solo repetía estructura si no invitados especiales. Repiten Martin, Simon y Hanks (8) y les acompañan otros miembros del club como Chevy Chase (8) [3], Candice Bergen (5) o Alec Baldwin (16) [4]. Se hace referencia a otros miembros como Drew Barrymore (6) [5] o John Goodman (12) [6] y hacen aparición especial otros dos sospechosos habituales como Dan Aykroyd y Martin Short, propiciando este último una reunión de ¡Three Amigos! con Chase y Martin.

Era evidente, tras esta muestra de nostalgia, que no nos encontrábamos ante una edición normal del programa y que Lorne Michaels había quemado todas las naves para hacer de la quinta aparición de Justin Timberlake no solo un gran programa, si no una recopilación de sketches y personajes recurrentes y clásicos potenciados por la temprana vuelta de Andy Samberg, figura principal dentro del éxito de Timberlake en SNL. Así pues, comenzamos con un sketch génerico de programa de citas en el donde un cada vez más sensacional Bobby Moynihan se enfrentaba por un lado al duo "Dick in a Box" formado por Samberg y Timberlake y, por el otro, a los míticos hermanos Festrunk de Martin y Aykroyd, los two wild and crazy guys.




Le siguió otro clásico de Timberlake, el "bring it on down to somethingville", esta vez vestido de tofu y versionando canciones sobre el vegetarianismo con mención forzada, ¡hola internet!, al Harlem Shake y ante un Moyniham de nuevo que clava como nadie el papel de hombre humillado. Y tras el típico anuncio falso, esta vez sobre anillos anticonceptivos de pedrería, llegaba con el Weekend Update otro esperadísimo regreso, el de Stefon, el corresponsal en Nueva York de excéntricos gustos interpretado magistralmente por Bill Hader y del que cuesta creer, viendo los referentes, que dentro de poco no vaya a protagonizar algún que otro spin-off en forma de película. Después del Update, llegó la hora para el único sketch original del programa, y posiblemente el más fallido, The Tales of Sober Caligula, y la vuelta de otros dos hits, Main Justice y las chicas de Swarovski, con unas emormes Vanessa Bayer y Cecily Strong. Entre medias, doble actuación musical por todo lo alto de Justin, con aparición sorpresa de un Jay Z rendido a la causa y falso trailer de comedia romántica, esa en la que se está especializado Timberlake, en el que se señala con mucho tino todos los tics del género.

Saturday Night Live no entra en esta vorágine todos los días pero sin duda, cuando lo hace, suele elegir bien el momento y los protagonistas. Y hoy en día no hay mejor protagonista que un Justin Timberlake al que si las cosas le van bien no será la última vez que veamos por SNL. Ni la penúltima. Que tiemblen Steve Martin y Alec Baldwin.

[1] O para casi todo, ya que no sabe tocar el banjo
[2] Tres como host, una como host e invitado musical en el mismo programa, y ocho como invitado musical.
[3] Que no solo es el primer alumno de SNL en volver a presentar un programa, si no que es el ex que más veces lo ha hecho. El cómo ha llegado a tal cifra si es de dominio público que nadie le soporta es algo que solo tiene sentido teniendo en cuenta la enormidad e importancia de la figura de Chase.
[4] Alec Baldwin tiene el record de de aparecer como presentador del programa. En el sktech que continua con la tradición de este Five Timers Club, Platinum Lounge, le vemos a él y Steve Martin en una sala en la que solo pueden entrar aquellos que hayan llegado a la cifra de doce apariciones.
[5] La presentadora más joven en aparecer en SNL, con solo siete años.
[6] Que presento al menos un programa durante once temporadas consecutivas.

9 de marzo de 2013

Bassura and TV Podcast 1x09: Hilando ese episodio de Los Simpson

¡No estábamos muertos, estábamos de parranda! Basura and TV, el podcast que suena como el culo pero que sí le coges carió no está tan mal vuelve tras unas semanas de hiato y un episodio fantasma para hablar un poco sobre tres comedias de la noche de los jueves de NBC.

Así que con nuestros fallidos argumentos de siempre intentamos saber qué le pasa a Community, nos adentramos en la genialidad de Parks and Recreation y decimos sí a las decisiones tomadas por Greg Daniels para el más que próximo final de The Office.

Minuto y Resultado:
Intro
Community 10:00
The Office 27:00
Parks and Recreation 41:00

La Gramola:
- Opening: Anamanaguchi - Airbrushed.
- Intro/Community/The Office/Parks and Recreation: Michael Haggins - Daybreak.
- Ending: MouseRat - 5000 Candles in the Wind.

Los enlaces de Mauro:
- Discurso de Dan Harmon.
- Smell yo Dick (original).
- Smell yo Dick (Nick Offerman y Nanci and Beth).

[+] Lista de Soptify con la música del podcast.



5 de marzo de 2013

Vikings

Después del éxito de Hatfields & McCoys (que entre premios técnicos y de relumbrón se llevó cinco Emmys en su edición de 2012) History Channel vuelve a la ficción con Vikings, abandonando el formato mini serie y optando por una seralización clásica. Y otra cosa no, pero para empezar se puede decir que la serie creada por Michael Hirst (The Tudors) no se anda por las ramas y ofrece lo que promete desde la brevedad de su título. Todo aquello que el imaginario colectivo, ese que no siempre va de la mano de la rigurosidad histórica, identifica con la figura del vikingo. Guerreros sangrientos temerosos de los dioses, expertos en incursiones y pillajes y rudos conquistadores. Y desde la primera escena ante créditos de la serie en la que vemos a Ragnar (Travis Fimmel, un australiano [1] que perfectamente podría pasar por doble de Charlie Hunman) y su hermano Rollo (Clive Standen) en pleno frente de batalla esa intención de la serie queda más que demostrada.

Es pues, alejándose de cierta profundidad que inunda muchas de las series actuales, una serie bastante más preocupada en el entretenimiento inmediato que de la ambición a gran escala de una Game of Thrones, por ejemplo. Recordando más el legado de las series de aventuras noventeras que otra cosa y tomando ciertas licencias en pos de buscar ser más agradable para los estándares del espectador de cable básico (todo hace indicar que el grado de violencia física o sexualidad  no va a ser nunca elevado), Vikings consigue ser una agradable sorpresa y empieza a desarrollar desde el comienzo, o eso parece indicar, su propia leyenda sobre Ragnar Lodbrok, uno de los más famosos monarcas vikingos.

Como su planteamiento, su producción no llega a ser muy ambiciosa pero es lo suficientemente cumplidora como para no sacarte de la historia [2]. Y es que lo mejor que se puede decir de Vikings es que se sabe la hija fea y con menos recursos y acepta su condición de serie menor con dignidad. Como primer serie al  uso de la cadena su mayor reclamo publicitario se encuentra en Gabriel Byrne, que interpreta al Earl Haraldson, un antagonista un poco de opereta de larga peluca gris que no le hace exprimir mucho su talento actoral precisamente. Completan el relato Katherine Winnick como Lagertha, mujer de Ragnar y arquetipo de mujer guerrera y Jessalyn Gislig como Siggy, mujer trofeo del Earl y personaje florero por ahora, el menos desarrollado.

En definitiva, Vikings es una agradable sorpresa dentro de un panorama algo desolador. No es una serie que requiera de una atención especial o de una profunda revisión crítica semanal pero es, entrando en su propuesta, entretenimiento de primer orden de la vieja escuela. Un buen tanto para el Canal Historia [3], sin duda.

[1] Dato: entre los actores principales solo encontramos a un escandinavo, el sueco Gustaf Skarsgård (Floki). Ya saben, los más famosos con caché televisivo están ocupados siendo Jamie Lannister (Nikolaj Coster-Waldau) o Hannibla Lecter (Mads Mikklesen).

[2] A excepción, claro, del mayor problema de inmersión que suelen tener estas series que recrean tiempos higiénicos pasados. Todo el mundo parece mucho más aseado de lo que el sentido común nos dicta, por no hablar de esas dentaduras blancas y perfectas que todo hijo de Odín luce.

[3] Y aunque esto sea History Channel no se preocupen. No hay nazis o marcianos en Vikings. Por ahora.

4 de marzo de 2013

El final de Parks and Recreation


Si ustedes andan con pies de acero por Internet y son capaces de esquivar todo tipo de tweets, noticias, entrevistas, notas de prensa, trailers y fotos promocionales es posible que a continuación se encuentre con algún que otro mínimo spoiler. Que ya sería mala suerte que después de tanto trabajo llegarán aquí y, ¡bam!, a tomar por saco tanta precaución. Así que ya saben, si son spoilersfóbicos deberían dejar de leer ahora. Aunque como un sabio dijo un día, "no es tan importante el qué si no el cómo".

No se asusten por el título, que Parks and Recreation no ha acabado aún. Pero ha podido hacerlo ya en numerosas ocasiones, tantas como temporadas lleva en antena. Y es que no es ningún secreto que la audiencia de la serie es inversamente proporcional a su calidad y que cada final de temporada se enfrenta a la incertidumbre de la cancelación. Es por ello que cuando en cada final de temporada vemos como se cierran a lo grande las tramas de cualquiera de los personajes no solo se hace por un tema de estructura o de estilo si no que también se debe a razones de práctica y poca fe,  puesto que cada final de Parks and Recreation ha sido diseñado pensando en la posibilidad de que fuera el último.

Eso nos lleva a Leslie y Ben, el decimocuarto episodio de la quinta temporada de la serie, el decimotercero [1] en el calendario de producción oficial y el último de la primera tanda de episodios que NBC ordenó antes de, gracias, decidir darle temporada completa al uso a la serie. Un episodio que fue escrito, producido y previsto como más que posible final de la serie y que desborda por los cuatro costados esa sensación. Sumamente divertido a la vez que dulce y nunca empalagoso, como solo Parks and Recreation es ahora mismo capaz de hacer, el capitulo acaba reuniendo alrededor de Leslie Knope (la siempre inconmensurable Amy Pohler) a toda una serie de personajes que están ahí por la influencia que ella ha supuesto para todos ellos. Una influencia que ha sido contada desde el primer episodio de la serie y cuya concordancia final es esa boda. Un cierre grandioso, cíclico y coherente. Un ensayo de veintidós minutos sobre la personalidad y comportamiento de los diferentes caracteres de la serie. Pero, claro, no es el final.

Porque como ya les he dicho la serie consiguió una temporada completa y podrá seguir indagando en las vidas de estos trabajadores del departamento de parques de Pawnee. Una oportunidad para ser testigos del cumplimiento de otra etapa vital en las relaciones de estos personajes. Además, gracias a la inteligente decisión de emitir en la misma noche el siguiente episodio se consigue no dar la sensación anti climática de continuación no esperada que se podría haber notado, más si tenemos en cuenta el parón de dos semanas que va a sufrir la emisión de la temporada. Así, "Correspondents’ Lunch” continúa con la dinámica de la serie acertando en pasar la página de la boda rápidamente y devolviendo a la serie a su camino habitual, directa hacia el siguiente gran evento que, como cada año, no sabremos si es el final o no.

[1] Women in Garbage es el episodio de la segunda parte de la producción que se "coló" entre estos primeros trece.